Smart Working, trabajando fuera de lo convencional.

Vivimos en un mundo cambiante y en constante evolución que busca cada día mejorar e innovar y, mientras este siga avanzando, no podemos quedarnos en la carrera. La adaptación a las nuevas tecnologías es prioritaria para el progreso porque éstas han llegado a cambiar irreversiblemente los procesos.

Para el sector empresarial, el entorno se vuelve más competitivo y esto significa un desafío para cada organización. La productividad, eficacia y eficiencia seguirá formando parte de los objetivos de las empresas, pero ahora, ¿cómo lograrlas cuando las formas de trabajar están cambiando?

Trabajar desde casa, desde la cafetería o mientras estás en la universidad, hoy es posible. El Smart Working es una nueva modalidad de trabajo que ha adaptado los procesos convencionales a la modernidad del entorno. Consiste en trabajar en un lugar diferente a la oficina con tecnologías de información y comunicación, como el conocido Teletrabajo, pero con la diferencia que este no busca que el empleado cumpla un número determinado de horas, sino que gira en torno al cumplimiento de objetivos.

La reducción de costes, aumento de productividad, autonomía entre otras, son las ventajas que ofrece esta nueva fórmula de gestión laboral. Permite conocer las limitaciones del equipo de trabajo, crea ambientes de confianza entre sus miembros, y plasma objetivos eficaces con responsabilidad.

A pesar de sus ventajas, cambiar la manera tradicional del trabajo es un reto para los empleadores y trabajadores, ya que supone un cambio exponencial en el desarrollo. La confianza, comunicación, y compromiso son pilares fundamentales para el buen funcionamiento de esta nueva tendencia laboral.

En definitiva, muchas empresas temen a la implementación del Smart Working en su organización, pero, todo lo desconocido se supone maravilloso, y debemos aprovechar las innovaciones y avances que trae un mundo cambiante.

Leave a reply:

Site Footer