EL AUTOLIDERAZGO COMO PUNTO DE PARTIDA

Conocerse siempre será el punto de partida para ser mejor profesional. Esta actitud muy valorada por las empresas, conduce a un comportamiento de continuo aprendizaje, innovación y creatividad.

El autoliderazgo permite hacernos conscientes de nuestra realidad, poner los pies en la tierra, identificar con qué recursos contamos, hacia donde vamos y para qué somos buenos o en qué cosas debemos mejorar. 

En el ámbito laboral, es sin duda un valor agregado . En una entrevista de trabajo, los reclutadores suelen descartar candidatos que, a pesar de tener un buen perfil académico, no transmiten un dominio de sí mismos. Una cosa es la aptitud y la otra el comportamiento. 

Durante nuestra trayectoria como profesionales nos vamos a encontrar con muchos obstáculos de diversos factores, y la capacidad que tengamos para sobrellevar cada situación será fundamental para tener éxito. Por consiguiente, trabajar en esta habilidad se ha vuelto un reto personal más que todo para mejorar nuestra empleabilidad y nuestro desempeño como profesionales.

El autoliderazgo abarca cuatro áreas que son:

  • Autoconocimiento: Describir a nuestro compañero de trabajo es fácil, describirnos a nosotros mismo suele ser frustrante porque no nos gusta reconocer nuestros errores. No es necesario saberlo todo, debemos empezar por tomar una actitud aprendizaje continuo y aceptar nuestros errores. Se puede utilizar la matriz FODA para hacer una autoevaluación. A continuación algunos tips: 

-Fortaleza. Si al hacer alguna actividad no se nos complica mucho, contamos con una fortaleza para esa tarea. 

-Debilidad: Son áreas por mejorar. Algunos autores recomiendan que las identifiquemos y trabajemos en ellas, mientras que otros mencionan que nos concentremos en nuestras fortalezas, potenciándolas. 

-Oportunidad: Son los recursos con los que contamos los que facilitan las actividades que desarrollamos. ¡Identifícquémoslos y sáquémoles el mejor partido!

-Amenaza: Son aquellos factores externos que podrían poner en riesgo la empleabilidad o carrera.

  • Proactividad:es la actitud que ejercemos ante diversas situaciones para asumir el control de nuestra vida.  Stephen Covey lo define en su principio 90/10 como “La vida es 10% de lo que nos sucede y 90% como reaccionamos”. Las personas proactivas son protagonistas, a diferencia de las personas reactivas que son víctimas de lo que les sucede, y le echan la culpa a terceros. 
  • Autoeficacia: Es la capacidad que tenemos para creer que podemos lograr algo, una habilidad muy importante en el área laboral para cumplimiento de metas. Influye mucho la confianza que tenemos nosotros mismos. 
  • Objetivos: Marcarnos objetivos y cumplirlos está muy relacionado con el autoliderazgo y la orientación al logro. Los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzable, realistas y con tiempo límite (Método SMART). 

Finalmente, es importante recordar que las empresas buscan profesionales con ánimo de superación, con capacidad de adaptación, de aprendizaje continuo y con trabajo orientado a resultados. 

Recuerda: el primer paso para liderar a los demás, es liderarse a uno mismo.

Leave a reply:

Site Footer