¿Cuál es mi propuesta de valor?

Hemos escuchado que nadie es indispensable para un trabajo, porque siempre habrá alguien más que lo reemplace. Esto es parcialmente cierto, porque al final del día, todos tenemos una historia que nos hace diferentes, todos tenemos eso que nos hace especiales. Pero también es verdad, que no es fácil resaltar y cada vez lo es menos en un mundo tan competitivo. Por esta razón, es indispensable aportar valor agregado, no solo al desempeñar un trabajo, pero también antes de obtenerlo. Es decir, hay que demostrarlo en todo el proceso de selección. Pero, ¿qué es eso exactamente?, ¿cómo sé cual es mi propuesta de valor?

Empecemos por el principio. La propuesta de valor que tú tienes como individuo dentro de una empresa, se traduce en ese valor agregado que tú como profesional tienes para aportar y que te hace diferenciarte de los demás candidatos. En otras palabras, es ese algo que te hará resaltar en un proceso de selección donde literalmente estás compitiendo con otros que pueden tener características similares a las tuyas. Desde que envías la hoja de vida hasta que eres contratado, debes demostrar que tienes ese je ne sais quoi. Siempre debes hacer notar el por qué te deben escoger para ese sitio de trabajo y por qué debes permanecer allí.

Ahora bien, para el proceso de selección te aconsejamos que primero, revises la vacante a la cual te estás postulando y pienses cómo podrías aportar desde lo que conoces y sabes hacer. Una vez lo tengas claro, en la entrevista debes venderlo. Si, leíste bien. Sepas o no de marketing, lo que estás haciendo es una venta porque estás ofreciendo tus capacidades y habilidades, las cuales junto con un excelente performance en ese primer cara a cara, muy posiblemente harán que te contraten.

Segundo, además de hablar sobre tu experiencia y estudios, resalta lo que tú eres. Es decir, expón con orgullo eso que te caracteriza, por ejemplo: me gusta hacer deporte y eso se traduce en que soy disciplinado y trabajo hacia la obtención de resultados. En este ejemplo, un reclutador puede entender que un verdadero deportista no existe si no tiene buenos hábitos y perseverancia.

Tercero, pregúntale a tu yo del pasado y a tus ex colegas o familiares, qué es eso que tienes que te hace diferente a los demás. Pregúntate qué fue aquello por lo cual resaltaste en su momento o por eso por lo que te felicitaron. Te dará buenas ideas de lo capaz que eres y eso mismo darás a conocer a tu entrevistador.

Y a ti, ¿qué te hace diferente de los demás? ¡te leemos!

Leave a reply:

Site Footer